Bronquiectasias

La bronquiectasia es la dilatación de los bronquios debido a una inflamación crónica, que a largo plazo destruye el tejido poco a poco. La dilatación permanente de la vía intrapulmonar viene acompañada de expectoración mucopurulenta, respiración fétida y ataques violentos de tos.

La patología puede ser congénita o adquirida. Sin embargo, se desconoce su incidencia exacta, y se presenta en mayor porcentaje en países desarrollados ya que la misma está asociada a la falta de recursos sanitarios e higiénicos. No obstante, diferentes estudios han mostrado una ligera disminución de la enfermedad, gracias al gran desarrollo de antibióticos, programas de tuberculosis y la posibilidad de un diagnóstico rápido debido a la aparición de tecnología en TCAR (Tomografía Axial Computarizada de Alta Resolución).

Sin embargo, la bronquiectasia tiene tratamiento, tanto farmacológico como natural. La medicina natural recomienda el consumo de ajo, específicamente el extracto hidroalcohólico de consistencia blanda. Se puede poner a macerar el ajo durante 4 semanas en alcohol de 95°, y luego mezclar al menos 30 gotas con un poco de agua o leche. Por otro lado, también se puede usar la flor de hisopo, hojas y flor, tomando una infusión al 2%. Lo más recomendable es tomar unas tres tazas diarias.

También se puede consumir la flor del sáuco, la cual es una flor pectoral usada en la medicina natural para tratar problemas relacionados con las vías respiratorias. Se pueden efectuar baños diarios, mezclados con eucalipto.

El tratamiento médico podría corresponder a tres opciones: fisioterapia respiratoria, antibióticos y cirugía. La primera tiene como función eliminar o disminuir las secreciones respiratorias, disminuir el esfuerzo respiratorio y mejorar el intercambio de gas, con base en drenaje postural, ejercicios de expansión torácica y una percusión torácica.

Por otro lado, los antibióticos son también bastante efectivos. Los más usados serían: la amoxicilina-clavulánico y la ceftriaxona. El tratamiento debe efectuarse durante al menos 8 semanas para poder tener un efecto favorable.